BIENVENIDOS A WWW.BELLEZACOL.ORG EL LUGAR DE LOS RECUERDOS

 

Angie Pérez Miss Barinas se presenta en esta oportunidad para contarlo todo sobre el Miss Venezuela 1998

Nombre: Angie Lilia
Apellido: Pérez Capobianco
Edad: 19 años
Actual: 29 años
Lugar de nacimiento: Baruta, Edo. Miranda
Fecha: 17/04 /1979
Signo: Aries, ascendente Sagitario
Estatura: 1,76 m (5 pies 9 pulgadas)
Medidas: En 1998: 90-58-90
Profesión: Conductora, Reportera, Locutora, Productora, Maquilladora, Estilista, Actriz y Modelo. Estudios realizados: Lic. Estudios Internacionales (UCV - Caracas) y Maestría en Periodismo para Televisión (Universidad de Miami - Coral Gables, FL) Seminarios de locución, actuación, oratoria, maquillaje profesional, estilismo.

Participación en otros concursos:
1. Señorita Imagen Venezuela 1996 - 3a Finalista Representando al estado Zulia (mi familia paterna es zuliana)
2. Chica Diex de 92.9 FM – Caracas. 1999. Titular.
3. Miss Hispanidad USA 2002 – 4ª finalista.
4. Miss University of Miami 2002 (preliminar al Miss América) – 3ª finalista.
5. Miss América Latina 2005 – Reina de América del Norte, El Caribe y Europa; Mejor Fantasía de un Traje Nacional (creación propia) y Miss Internet.
6. Miss América Latina 2008 – Conductora (host)

Miss Barinas en su fotografia oficial del concurso

¿Como llegaste al Miss Venezuela?
Por cuenta propia, me presente en el casting del Eurobuilding en Caracas en 1997, donde me vio Gisselle Reyes, me dijo que estaba un poco "cruda" y me invito a prepararme mejor en su academia para la siguiente edición.

¿Que anécdotas nos cuentas del concurso Miss Venezuela 1998?
Tantas? Bueh, a ver.

1.- Osmel Sousa me rechazo una docena de veces antes de concursar. Me inventaba cualquier excusa para hacerme repetir el casting. Jajaja.

2.- Cada vez que iba a un casting en la Quinta Rosada en El Rosal, se me partía un tacón y María Kalay tenia que buscarme otro par de zapatos.

3.- El maquillador Julio Cesar Arraiz y Gisselle trataban de convencerlo y, cuando casi me decía que si, el Dr. Alberto Pierini le dijo que mi rostro era "deforme" y "no tenia remedio" Imagínense!

4.- A partir de ese momento, me tome los castings como juego, y entre al salón de pasarela un buen día pronunciando la siguiente frase: "Sr. Osmel: soy yo, otra vez!" (Como el comercial de champú Johnson's) con una sonrisa sarcástica y Gisselle me iba a matar! Jajajajaja.

5.- Ese día que dije "Basta ya de castings! Me voy a comer un plato de pasta en "Real Past" de Las Mercedes, Osmel, a pesar de mi sarcasmo, decidió mandarme con Alberto Pierini para mi primera cita.

6.- Cuando llegue al consultorio, el Dr. Pierini se ríe y me dice: "Yo sabia que tu ibas a quedar". Y le dije: ¿Que? No que yo tengo el rostro deforme,  El se echo a reír y, desde ese momento, se convirtió en uno de mis mejores amigos en el certamen. Cabe destacar que la supuesta deformidad no era ni tan grave: se resolvió con una prótesis en el mentón, que luego rechace.

7.- El día que me iban a operar finalmente el mentón, sin tener banda asignada aun ni el puesto asegurado tampoco, llamo Osmel para que solo me pusieran la prótesis en la barbilla, sin hacer el retoque de nariz necesario para que el perfil quedara armónico. Sin embargo, Pierini me opero como estaba previsto, diciéndome "Yo te opero de una vez, porque tu vas a quedar." A todas estas, yo en quirófano, atacada, y el anestesiólogo sufriendo para dormirme, por mi ataque de pánico.

8.- Cuando desperté de la anestesia, pedí un espejo para ver que me habían hecho por fin, y me conseguí a Gisselle en la sala de espera. Según ella, me pregunto: "Como estas, amiga?" Yo iue le conteste: "Bella, amiga, mas bella que nunca." Pero yo no me acuerdo de nada.

9.- Al cabo de una semana. Tatatataaaannnnnn!. Otra vez a la Quinta, para que los rigurosos ojos azules del Zar de la Belleza me escudriñaran. Esta vez, con adhesivos quirúrgicos en la nariz. Ah, y ese día me hicieron tinte, secado y maquillaje: contraproducentes para una persona recién operada. Que locura. Al llegar al enésimo casting, me mandaron a sonreír. Yo les dije que no podía, por los puntos del mentón, pero igual insistieron. Y se me fueron los puntos, Ouch.

10.- A todas estas, como si la dieta fuese poca cosa, yo solo tenia una dieta de líquidos, yogurt y gelatina. Créanlo o no: extrañaba el atún, la lechuga y la piña.

11.- A los dos dias, me aumentaron el busto, y me sacaron la prótesis del mentón, ya que la estaba rechazando. Y yo le decía a Pierini, atacada: "Si Osmel se entera, me van a botar del concurso. Después de tanto sufrimiento. Noooo, Cóseme eso otra vez" Imagínense: esta pobre pelada traumatizada, con solo 19 primaveras recién cumplidas. El me dijo que me quedara tranquila, que Osmel no se iba a enterar. Y fuimos cómplices de ello,  hasta que llegamos a los ensayos de El Poliedro. Osmel me llamo a parte para preguntarme si me habían quitado la prótesis. Y yo aterrada. Le conté lo que había pasado y le pregunte con temor: "Me vas a sacar?" Se sonrió y me dijo: "No. Te ganaste tu puesto y, además, ya no hay tiempo para meter a otra."

12.- También me querían operar las cejas y las encías y les dije "Eso si que NOOOOO!!! Ya basta de quirófano! ¿A donde me quieren llegar las cejas? A la nuca. Y mis dientes ya son grandísimos para mi cara. ¿Que quieren? Que parezca una pelea de perros" (Que muchachita, ¿no? Con razón en el programa de "Maite", María Kalay me nombro la mas contestona y la que refutaba todo. Jajaja)

13.- Durante mi reposo, iba a las clases como oyente, sobre todo a las de baile en Venevision, para tratar de aprenderme los pasos en mi mente. El día que pude incorporarme, armaron la coreografía definitiva y, a pesar de todo, no quede tan mal: tercera fila de 6, por delante de muchas medio sordas que tenían meses en clase, jajaja!!! También, durante mi reposo, me toco presentar mis exámenes finales del semestre en la UCV, toda moreteada y adolorida.

14.- Un día, íbamos llegando a Venevision en el autobús y Carolina Indriago, Miss Delta Amacuro y luego Miss Venezuela, me comento que estaba preocupada porque Osmel le había mandado a repetir su traje de gala con Ángel Sánchez. Yo la mire y le dije, "Amiga: quédate tranquila que tu vas a ganar. Solo prométeme que me vas a dar un paseo en tu carro nuevo". El paseo me lo dio casi siete años después, cuando fui a hacer mi primer casting en Televen para ancla de El Noticiero.

15.- Ese mismo día (creo), bajamos del autobús y había un grupo nutrido de fans a las puertas de Venevision pidiendo autógrafos. Casi siempre iban tras las grandes favoritas, así que yo pasaba de largo. Para mi sorpresa, se me acerca un chico como de 13 o 14 años y me muestra un cuaderno con TODOS los recortes de prensa donde yo había salido y me pidió que se lo firmara. Me dio TANTA alegría que me puse a llorar. Al menos mi esfuerzo no pasó en vano.

Dos mas, para llegar a mi numero de la suerte.

16.- Hablando del famoso autobús... Éramos un desastre cuando nos montábamos allí!!! Era como el único lugar de "relax", así que siempre traíamos un relajo. Íbamos cantando y haciendo bailes de "strippers" en los tubos para agarrarse en los pasillos. Por supuesto, María Kalay, Conchi (chaperona) y Gisselle horrorizadas Jajajajaja Mucho tacón y mucha pinta pero, al fin y al cabo, éramos una cuerda de muchachitas desordenadas en campamento vacacional.

17.- ULTIMA (Por ahora) Miss Trujillo, Elsy Barrios, era la única que podía comer completo y le servían la comida de los bailarines durante los ensayos fuertes en El Poliedro. Casi siempre les ponían pan. Se imaginaran: ella agarraba varios panes y, encaletados, los pasaba por debajo de la mesa. La orden era: "Pellízcalo y pásalo!" Cuidado de quien no lo pasara: le salía un pisotón de taconazo por debajo del mantel. Jajaja.

Angie Pèrez con su bella profesora Giselle Reyes

¿Luego del concurso a que te dedicaste?
A terminar mis estudios, mientras modelaba y trabajaba como maquilladora free-lance, y luego como artista de M.A.C


¿De aquellos momentos cual recuerda con más emoción?
Cuando en El Poliedro, después de haber estado como en un limbo durante todo el show, finalmente vi a mi barra, con toda mi familia, en las gradas del coloso de La Rinconada. Era ya cuando estábamos todas en traje de gala, esperando que nombraran a las finalistas. Uno de los camarógrafos me ayudo a encontrarlos, porque yo no veía nada con las luces.

¿Cuáles fueron tus compañeras del concurso?
La verdad, a pesar de mi carácter fuerte, me la llevaba bien con todas (quizá porque nunca fui favorita ni represente una "amenaza" para nadie), pero mis panitas casi siempre eran: María Elena “Barbie” Chacón (Anzoátegui), Eugenia “Miss Dieta” Malpica (Mun. Libertador), Nacira Bertolotto (Apure) “Miss Clairol” (titulo que también llevaba esta servidora con orgullo), Carolina “La Negra Carola” Indriago (Delta Amacuro), Barbará Pérez alias "Barbarella" (Miranda), Elsy Barrios alias "La China" (Trujillo), Jennifer “María Felix” Jordán (Cojedes), Olguita Fridegotto (Carabobo) y Johanna Grimaldo alias "Pocahontas" (Táchira).

¿Qué sentiste al ver que una mujer de color fue la gran ganadora?
Me sentí "Sumamente faliz" (a lo Barbarita Palacios, jeje), ya que GANO MI CANDIDATA demás, ese era el certamen de las morenazas: cada una mas espectacular que la otra!!! Era de esperarse que UNA de ellas ganaría la corona.

¿Volverías a participar otra vez?

Si. De hecho, lo hice en el 2000 con el Miss República Bolivariana de Venezuela. ¿Por que? Pues, en la vida hay dos maneras de hacer las cosas: con amor y con dolor. La primera vez, estaba tan aterrada de que me fueran a sacar después de tanto sufrir, que ni me preocupe por resaltar. Al contrario: me conforme con haber llegado a ser una Miss y ya. La segunda vez me propuse DISFRUTARLO AL MAXIMO y, como era de esperarse, me fue muchísimo mejor, a pesar de no haber obtenido el titulo. Crecí mucho como persona y profesionalmente también.

Miss Barinas el día de la Presentación a la Prensa

¿Cuánto te costo ser una miss?
Sangre, sudor y lágrimas, literalmente.

¿Tu estilista quien fue?
El mago de las tijeras y los peinados, Ricardo Chang, eterna fuente de inspiración artística y un talento extraordinario. Y mi maquillador Antonio Álvarez, mi mentor por excelencia en el arte del maquillaje. Aunque, cabe destacar que Miguel Russa también me arreglo durante el transcurso de los eventos previos al Miss Venezuela, y el maestro de las brochas y las pieles perfectas, Luis Enrique Urbano, me transformo en una diosa para las fotos oficiales. MIL GRACIAS A TODOS.

¿Tu diseñador de traje de gala?
El talentosísimo Luis Uzcategui, quien luego hiciera una versión de mi traje para que Verónica Schneider lo llevase al Miss Mundo.

Un bello diseño de Luis Uzcategui

¿Como te fue con el señor Osmel Sousa?
Bueh... Al principio, fue una relación bien difícil, ya que no le gustaba. Sentía que, prácticamente, me había dejado concursar porque Gisselle y Julio Cesar le insistieron demasiado. Ya después, durante el Miss República Bolivariana, limamos asperezas y pienso que me vio con otros ojos, quizá porque mi actitud cambio: disfrute el certamen, sin dejar de tomármelo en serio. Hoy por hoy, somos buenos amigos, y siempre nos reímos de las anécdotas cada vez que nos encontramos, sobre todo las de “Lo Actual” sacando los trapitos del Miss Venezuela. Me decía al oído: “Brollera, brollera!” y se reía, jajaja.

¿Te apoyo tu familia?
Al principio fue una lucha: mi papa no quería que me operaran ni que me pintaran el pelo, y mi mama me alcahueteo a duras penas, porque tampoco quería que yo concursara. Sin embargo, a la hora de mostrar las fotos y los recortes de prensa, eran los padres mas orgullosos y terminaron aceptando lo que ya era una verdad irreversible: que yo era una “misma Loca” Jajaja.

¿Cómo llegaron a la conclusión de que Miss Barinas tenía que ser de ojos verdes y cabello rojizo?
Que se yo, habrá que preguntarle a Gisselle y a Osmel. Supongo que me vendieron la idea de Gabriela Vergara (Barinas 1996) y de Katerina Ivanoff (Dtto Federal  1994), pero yo me sentía feliz con mi cabello rojo (excepto cuando tenia que retocarme la raíz cada 15 días, y se me caía a montones por todo el maltrato). El color era LO MAXIMO: me sentía como Jessica Rabbit .

¿En donde vivías en Caracas?
En casa de mis padres en La Unión (El Hatillo).

¿Lo mejor que te paso antes y después del Miss Venezuela?
Antes: Haber tenido a dos abuelas MARAVILLOSAS, una de las cuales, mi Mami Vieja, siempre quiso que yo fuera Miss y, desde el cielo me fue guiando hasta lograrlo. Mi otra abuela, mi Nonna, al principio no estaba muy convencida pero, al paso de mi carrera, se ha convertido en mi Fan #1. TQM, Nonna.
Después: Todas las experiencias (buenas, malas y regulares) que me han hecho crecer y madurar, así como los hermosísimos recuerdos y las amistades que han surgido a través de los años.

Miss Barinas junto a Osmel Sousa y Guillermo Davila

¿Recibiste propuesta para trabajar en TV?
Si. Varias veces y con varios canales. Estudie actuación tanto en la academia de Venevision, con Marcos Reyes Andrade, como en la de 1BC/RCTV, con Carlos Ospino. Luego hice algunas cosas para Telemundo y Telefutura en Miami, y con Univisión en Carolina del Norte. Seguidamente Televen, y mas recientemente Univisión en Albuquerque (NM), y Telemundo nuevamente.

¿Esos recuerdos de Miss donde quedaron?
Pintan de un color especial casi todos los aspectos de mi vida. Se puede decir que, a raíz del Miss Venezuela, soy quien soy hoy por hoy (me salió un verso, sin mucho esfuerzo). No quiero decir con esto que, una década después, sigo pensando en el concurso de manera obsesiva ni nada que se le parezca. Al contrario. Simplemente, fue una etapa muy poderosa en mi vida, que significo una plataforma para iniciar muchas de las cosas que he logrado, sobre todo en el aspecto profesional.

¿Al comenzar el concurso: ¿que sentiste y que paso por tu mente?
Pueden creer que no me acuerdo de nada después que abrió el telón, hasta que me agarro Luis Uzcategui por el brazo para ponerme el traje de gala. Solo disfrute el desfile en traje de noche y el final del show. Hasta la expresión de la cara me cambio: parecía un robot desde el opening hasta traje de baño, pasando por la producción africana, y mi sonrisa se torno real y consciente cuando salí con mi traje azul.

¿Cuéntanos de los ensayos?
EXTENUANTES. Recuerdo la voz entrecortada del maestro Joaquín Riviera: “Misses, Misses!!!” y la gran habilidad de Mery Cortes para controlar a 30 muchachitas jugando a ser vedettes de Show y reinas de belleza. Es impresionante como lo practicábamos todo miles de veces, hasta el punto que formaba parte de nosotras. Gracias a ellos, pude salir, bailar, desfilar, sin estar ni consciente de lo que estaba haciendo debido a lo nerviosa que me puse.

Angie Pérez en el desfile de traje de baño en la elección final

¿Existía novio en ese año? ¿Como se llamaba?
Si. Oscar Mora. Aunque duramos poco tiempo juntos. Al poco tiempo de haber terminado y apenas un mes después del Miss Venezuela, conocí al hombre que llego a ser mi prometido y nunca nos casamos.

¿En ese momento por cual Miss te inclinabas?
Carolina Indriago, ya que era una diosa sobre el escenario, con la sencillez de una inocente chiquilla tras bastidores. Ella brillaba con luz propia, sin ser jamás arrogante ni con malas intenciones.

¿No fuiste favorita?
Tranquila. De verdad, yo estaba clarísima que era un relleno. Mi error fue concentrar mis energías hacia el conformismo, en vez de luchar por lo que en aquel momento era mi sueñito: ser Miss Venezuela. Sin embargo, fui absolutamente feliz cuando gano Carola, y más feliz aun cuando me quite los tacones en el camerino, mientras las finalistas seguían de pie sobre el escenario, y el resto estaba llorando por no haber quedado en el cuadro. Me senté con los maquilladores y estilistas a ver el certamen en la tele, y a hacerle barra a mis amigas.

¿Cuéntanos tras bastidores de la elección?
Como dije antes. No me acuerdo prácticamente de nada. Un par de cositas nada más tras bastidores: cuando fui a cambiarme para el baile africano, metí las piernas en la malla mal, y esta no subía ya que tenía un cinturón cosido que era medio complicado. Las pobres asistentes de vestuario no hallaban como vestirme a tiempo, ya que estaba en el primer grupo. Luego recuerdo que Ricardo Chang me batió el pelo, ya que las plumas del arnés de la espalda me lo habían aplastado un poco. De resto, recuerdo que Luis Uzcategui me cerró el corset del vestido y luego lo cosió para que no hubiese riesgo que se abriera, lo cual no creo que pasaría, ya que perdí tanto peso los últimos días que el vestido me quedaba grande.

 

La bella Miss Barinas en el desfile de traje de baño de la Gala de la belleza

¿Cuéntanos de la gala de la belleza?
Grabamos un intro la noche anterior que era una fantasía de sirenas. En ese momento, cuando vi los tocados que tenían las chicas del grupo de Julio Cesar, me arrepentí de no haber aceptado su ofrecimiento durante el concurso de cambiarme para su grupo, ya que eran los más espectaculares. La verdad, le tenía un poco de miedo, ya que sus comentarios (que hoy me parecen súper graciosos), eran un poco fuertes. El día de la Gala estaba súper hinchada, cortesía del pacto femenino que tenemos con la madre naturaleza cada mes, y Osmel me formo un lio. Me dolía tanto el vientre y la espalda que no podía concentrarme. Hasta me equivoque en la pasarela oficial. Eso si: disfrute al máximo el desfile de modas de Tanilu y el cierre con Tambor Urbano.

¿Justamente al culminar el show, que hizo Angie Pérez?
Me fui con mi familia a una arepera de Las Mercedes, con traje de gala y todo (Luis me dijo que lo llevara al coctel) y, por mucho que quise comerme una mega-arepa, mi estomago estragado no la acepto. Comí algo de frutas y fui con mi familia inmediata al Baile de Coronación en el Eurobuilding. Luego dormí por dos días.

¿Querías ganar o simplemente cumplir un sueño?

Al principio, como todas, mi sueño era ganar. Ya después, me conforme con lo que había logrado (y con mis “lolas” gratis, jajaja.

¿Recibiste algún agradecimiento de los barinenses?
Si. Corrí con la suerte que las coletillas de las llaneras las grabamos en un hato espectacular en Barinas y, desde que me baje del avión, todos querían saber quien era Miss Barinas. Me tenían consentida! Hasta me cantaron “Linda Barinas” durante un almuerzo con carne en vara que nos hicieron a los de la producción.

¿Actualmente revives aquellos momentos donde eras Miss Barinas?  

Si. Tengo la foto cerca de la puerta y la veo antes de salir. Es como mi amuleto, que me recuerda que las cosas que valen la pena en la vida requieren trabajo, esfuerzo, dedicación, amor y perseverancia. Esa foto me recuerda a aquella adolescente picosa y altanera, que decidió no tomar un “NO” como respuesta y siguió adelante para cumplir sus metas.

Angie Pérez junto a Olga fridegoto (Carabobo) y Carolina Indriago (Delta Amacuro) en la apertura del Miss Venezuela 1998

¿Qué aprendiste de Carolina Indriago?
Que nunca se debe opacar la belleza interior con la belleza exterior. Su clave del éxito, por encima de todas las cosas, fue esa: en lugar de sentirse altiva y creída cuando la gente la aplaudía, o cuando salía en la prensa como la gran favorita, ella todavía se encogía de hombros, como una chiquilla tímida y, con humildad, aceptaba ese regalo como experiencia de vida que le estaba concediendo Dios. Carolina no es una muñeca fría, sino una mujer de carne y hueso, con sentimientos hermosos, lo cual la hace a ella muchísimo mas bella.

¿Si tu hija o cualquier familiar quiere ir al Miss Venezuela?

Claro que si, siempre y cuando sea lo que ella realmente quiere hacer. Me dio tristeza ver como algunas chicas estaban allí por obligación: simplemente, porque la mama quería que concursara su hija. De nuevo, las cosas se pueden hacer con amor o con dolor, y el primero es el mejor camino. Eso no quiere decir que no haya sacrificios, pero haría todo lo posible por aconsejarla para que tropiece lo menos posible y le saque el mayor provecho a esa experiencia como ser humano.

¿En aquellos años ¿como eran los ensayos del Miss Venezuela?
Comenzamos recibiendo clases de pasarela, oratoria y psicología en la Quinta Miss Venezuela de El Rosal. Si mal no recuerdo, eran a las 2 de la tarde como hasta las 4 o 5. Luego, clases de baile en Venevision de 6 a 8 de la noche. En las mañanas, íbamos al gimnasio, a los masajes y al solárium. En mi caso, también iba a clases en la universidad a esa hora, por lo que me tocaba entrenar muy tempranito en la mañana o muy tarde en la noche. Luego, como un mes antes del certamen, pasábamos casi todo el día ensayando en Venevision, después de ir al gimnasio en la mañanita (o en la noche tarde). Como una semana antes, los ensayos eran en El Poliedro todo el día, hasta la madrugada a veces.

¿Cómo le asignaron la banda de Miss Barinas?

Quedaban Apure, Barinas y Portuguesa, pero escogí Barinas porque una prima lejana mía fue Miss Barinas en 1989, aunque se retiro antes del certamen. Se llama Mildred “Milly”. Ella, junto a Katerina Ivanoff, fueron quienes me prepararon para el casting del 1997, donde conocí a Gisselle. Luego me peso un poco la escogencia, ya que los periodistas empezaron a darle tono político a mi banda, a lo cual solía responder: “Las Misses somos apolíticas” para callarles la boca.

¿Has vuelto haber algunas de tus compañeras del concurso?  
Hace tiempo que no las veo, ya que tengo más de 2 años aquí en Estados Unidos. Sin embargo, muchas nos hemos contactado por Facebook, y a veces hablo por teléfono con Eugenia Malpica.

¿Quien les daba clases de pasarela?

Gisselle Reyes, mi profe adorada.

Angie Pérez junto a Andreina Sastre (Lara), Bárbara Pérez (Miranda) y Daira Lambi (Península Paraguana)

¿Existía en ese año la Quinta Miss Venezuela?
Si. Era una casa rosada en El Rosal, la cual luego pintaron como color chocolate claro.

¿Trabajaste como modelo?  
Si. Muy bien, gracias a Dios. Hice todo lo que me propuse hacer, incluyendo trabajar en el exterior, ya que tuve un contrato en México con una de las agencias mas importantes de allá: Contempo. También he trabajado con Elite Models y, mas recientemente, con William Morris Agency, Green Agency, Agencia Latins y Mariela Centeno Management, Inc. aquí en Miami. En Venezuela trabaje un tiempo con Gisselle’s, luego con Booking’s y, cuando comencé en Televen, mi manager era Daniel Zapata. Luego me manejo Julio Cesar Cabrera.

¿Como fue convencida Angie Pérez para que participara en el Miss República Bolivariana de Venezuela y sentir la corona de Miss Venezuela por segunda vez?

Te cuento que me llamo Julio Cesar Arraiz a finales de Noviembre a mi celular para decirme: “No vayas a comer hallacas ni te vayas a engordar en diciembre”. Al preguntarle por que, me respondió: “Después te explico.” Al cabo de varios días, me llamo de nuevo y me explico la situación con las franquicias de Miss Universo y Miss Mundo, y me hablo del certamen de las “recicladas”. En enero, me llamo María Kalay para citarme al casting, y me escogieron.

¿Cuéntanos como fue el trascurrir del República Bolivariana de Venezuela hasta la elección fina?
Fue bien intenso, ya que tuvimos apenas un poco mas de dos semanas para preparar todo, aunque yo lo disfrute muchísimo más.

¿Sabias que ganaba Claudia Moreno?
Si, y bien por ella, ya que hizo un excelente trabajo en el Miss Universo. Bravo, Virreina.

La hermosisima Angie Pérez en sus fotos oficiales en el concurso Miss República Bolivariana de Venezuela 2000

¿Si eras la número uno de Televen, por que no te vimos mas en la pantallas de TV?
Jajaja!!! Gracias por lo de “numero uno”. La verdad, nunca me considere nada de eso. Hacia mi trabajo lo mejor que podía y ya. En cuanto a la respuesta, fue difícil para mí tomar la decisión de renunciar pero, lamentablemente, me lleve varios sustos y temía por mi seguridad quedándome en Venezuela. Por ello decidí venir a los Estados Unidos nuevamente y empezar de cero. Mejor que digan “Aquí corrió” que “Aquí murió”. Además, desde aquí puedo hacer cosas por mi país que no puedo hacer desde allá, así como los que están en Venezuela pueden cumplir funciones que nosotros los que estamos en el extranjero no podemos llevar a cabo. Es un trabajo en equipo luchar por nuestra democracia. Eventualmente, quiero regresar, cuando se calmen un poco las cosas, ya que amo con locura a mi bellísima Venezuela y extraño un montón a toda mi gente. Dios me los bendiga SIEMPRE.

¿Actualmente a que te dedicas?
Una respuesta compleja a una pregunta sencilla. En cierto modo, estoy continuando mi carrera profesional en la televisión, un poco mas enfocada hacia la publicidad, mientras trabajo en otros proyectos que estoy preparando para cuando mejore la grave situación económica que nos afecta a todos. Entretanto, también estoy estudiando para sacar mi licencia de estilista cosmetóloga, ya que siempre me ha gustado el creativo mundo de la belleza. Para mi es reconfortante traer una sonrisa a los labios de una persona que necesita ese soplo de autoestima que puedo brindarle con mi trabajo. Tengo muchas historias que contar, pero la que mas me ha conmovido hasta ahora ha sido una señora que tenia dos meses en una cama de hospital, debido a una grave quemadura con una olla de agua caliente (algo que nos puede pasar a cualquiera). Cuando llego a la escuela, uno de mis maestros me dice: “Ella necesita un corte de pelo.” Cuando la veo bien, tenia un nido de cabello en toda la parte de atrás de la cabeza, solido, un solo nudo, el cual tuve que cortar de raíz. Le lave el cabello por primera vez en dos meses, mientras ella se disculpaba, contándome que las enfermeras le sacaban el cuerpo en el hospital y no la querían atender ni asear. Le corte el cabello y decidí regalarle un cambio de color. No se me olvidara nunca la sonrisa y el brillo en la mirada que tenía cuando la termine de secar y se miro en el espejo. A veces no nos damos cuenta de lo mucho que podemos ayudar a los demás con tan poco esfuerzo, y esa sonrisa es la mejor recompensa. Gracias por esta entrevista y que Dios los bendiga.

 

  |Ir a pagina Principal