BIENVENIDOS A WWW.BELLEZACOL.ORG EL LUGAR DE LOS RECUERDOS

 

La preciosa Silvia Schanely nos revela su historia en el Miss Venezuela 1977

Bellezacol, se complace en presentarle la historia de Miss Mérida 1977, la bella rubia Silvia Alegría, poseedora de un hermoso rostro, adornado de unos  llamativos ojos de color azules, autentica hija de los Andes Merideño, quien vino a Caracas para formar parte en esa gran escuela de la belleza del País. Esperemos les guste su historia dentro del Miss Venezuela, tanto como a nosotros.

¿Su nombre?
Silvia Joy  Schanely. Hoy de Suárez.  Nota: Mi segundo nombre “Joy” traducido al español es “alegría”. De ahí que, en algunas publicaciones, me llamán Silvia Alegría.

¿Su lugar y fecha de nacimiento?
Nací en la ciudad de Mérida, un 03 de enero de 1959. Lugar donde crecí en medio de las hermosas montañas que dan a nuestro Pico Bolívar.

¿Antes del Miss Venezuela había participado en algún certamen de belleza?
Si, había participado “accidentalmente” a nivel local en el concurso para el reinado de la Feria del Sol, ese mismo año 1977. Es tradición en dichas Ferias, escoger a la Reina de la Feria y también a la Reina de las Nieves, que suele ser la primera finalista. De hecho, las Ferias del Sol tienen su origen de festividades religiosas dedicada a la Virgen de Las Nieves. Ese año ganó el concurso una bella amiga: Elba Santander y yo, quedé como Reina de las Nieves. La coronación de la Reina de Las Nieves, normalmente se hacía en la Estación del Pico Espejo. Sin embargo ese año, se realizó en la segunda o tercera estación del Teleférico, punto de partida para hacer expediciones a un pueblito típico andino llamado “Los Nevados”.
Cuando digo que participé, accidentalmente fue porque compañeros de estudios de la escuela de Medicina, (habíamos terminado el primer o segundo semestre de Medicinas), me animaron y lograron el permiso de mis padres, para poder participar.
           
¿Cómo Ingresa al Miss Venezuela 1977?
Para ese año en el evento de la escogencia de la Reina de la Feria del Sol, en la Plaza de Toros de Mérida, conocí a un representante del Certamen, que estaba a cargo de OPPA Publicidad, Sr. Augusto Martino, quien me llamaba insistentemente a participar. Yo tuve dudas en hacerlo pues, en principio le correspondía primero a la Reina de las Ferias. Llamé a Elba y ella me respondió que lo haría al año siguiente. Por ello correspondió una carta oficial del Gobernador a la Sra. Zelma Acosta Rubio.
        
¿Cuáles eran sus medidas y su estatura para el concurso?
Ya lo olvidé, No era una 90-60-90. En una revista publicaron mis medidas: 96-63-95, respectivamente, y  1,65 m de estatura, no era de las más alta.
   
¿Desde su aparición como Miss Mérida, su nombre destacó en la  prensa y el público. Este hecho  le ocasionó problemas con las demás candidatas?
No, recuerdo algún incidente con las demás candidatas por el hecho que aparecieran publicaciones relacionadas a mi persona.  De hecho creo que las mayorías de ellas provenían de los medios de prensa escrita de Mérida. Tenía el apoyo de mucha gente querida de mi estado, desde la Gobernación, la Cámara de Comercio, pasando por las autoridades de la Universidad y mis compañeros de clases de Medicina.
      
¿En 1977, cuáles eran las actividades de las misses?
Gracias a ti, Tony he desempolvado los viejos álbumes, donde conservo algunas  de las memorias. En primer lugar, la preparación personal: Modelaje, maquillaje y en el plano personal: Dieta y gimnasio, ya que debía rebajar unos kilitos. Aún conservo la agenda de las últimas actividades antes del día del Certamen, que comprendía filmaciones individuales de cada una de las Misses, en la sede de OPPA, (realizando una actividad o mostrando el hobby preferido), y en grupo; fotos en traje de baño promovido por los traje de baño “Catalina”, en el Hotel Caracas Hilton; visita a la Casona,  presentación en programas de Venevisión, como el de Gilberto Correa; ensayos de coreografías en el teatro Paris, donde se realizó el evento, con la magnífica Mery Cortés.

También se presentaron actividades extras por invitaciones, como lo fuera un Baile organizado por el Club Táchira con la Orquesta la “Dimensión Latina”, un agasajo en su hogar de la que fuera esposa de Diego Arria, visita a la prensa, lectura del horóscopo, etc.

Silvia Schanely orgullosamente andina


¿En 1977, ya existía la cirugía plástica en las candidatas, se realizó alguna?
No, para nada. Si se exigía que no tuviera la candidata ningún defecto o cicatriz. En mi caso tenia temor de no ser aceptada por una pequeña cicatriz que presentaba en mi pierna derecha, producto de un accidente donde tuve fractura múltiple a los ocho años de edad.
   
¿Quien la maquillo y le confecciono su  traje de gala?
El nombre de la persona que me maquilló no lo recuerdo bien, creo que se llamaba Rafael o Francisco. Si recuerdo que fue excelente profesional de una peluquería ubicada en la Av. Principal de Las Mercedes. Me acompaño en tres ocasiones: en una recepción hecha a las candidatas en el Club Táchira; el día de la Presentación a la Prensa en el Hotel Ávila, y el día del Certamen en el Teatro Paris. Ojalá pudiera encontrarlo algún día para darle las gracias por su apoyo, ya que no tuve tiempo después para hacerlo. Sobre el Traje de gala, lo compré hecho de chifón y canutillo de color rosado, en una boutique de Caracas. Había escogido otros dos vestidos que tenía que, decidir cuál de ellos iba a utilizar para la Presentación a la Prensa.
      
¿Qué sintió cuando se abrió el telón y comenzó a sonar el Himno del Certamen, “En una noche tan linda”?
La verdad, me sentí muy segura y orgullosa de representar a mi Estado natal. Creo que es un momento muy emotivo. Por supuesto me encomendé a Papá Dios.

¿Aunque la prensa destacaba su belleza, no logró clasificar entre las cinco finalistas del certamen, la noche del 6 de mayo?
Para la noche del Certamen yo ya tenía claro que no iba a clasificar pues, no sé si producto de la ansiedad, había engordado unos kilos en lugar de rebajar. Había perdido puntos al no presentarme días antes a la sesión de fotos en traje de baño, en el  Hotel Caracas Hilton. Por tal motivos no hay publicaciones mías en traje de baño. Solo la de la noche final.
        
¿Que nos puede decir como anécdotas de esa noche tan linda?
Bueno fue muy acontecido, la prensa daba como favoritas a Miss Falcón: Vilma Goliz y a Miss Departamento Vargas: Cristal Montañez, a la hora de la coronación, Judith Castillo: Miss Venezuela 1976, coronó a Vilma en lugar de Cristal, y tuvieron que parar la transmisión en vivo de la televisión y reorganizarla. Algunas de las Candidatas ya se habían retirado del escenario. 

Los comienzo de Silvia Schanely fuerón en las Ferias del Sol de Mérida

¿Conserva todavía la banda y el traje de gala?
No, tanto la banda como el traje de gala se dañaron al tenerlos guardado por muchos años en una caja. Luego del certamen viajé a los Estados Unidos por unos meses; regresé a Mérida para continuar mis estudios de Medicina, pero luego salí  becada para estudiar la carrera de Estudios Internacionales, en Francia. Cuando por fin decidí abrir  “El Baúl de Los Recuerdos”, estaba amarillento y dañado. Regale el traje a un amigo para que aprovechara el canutillo. Sólo conservo “la banda” de Miss Mérida que nos dieron para la presentación a la prensa.      

¿De las candidatas a Miss Venezuela 1977, con quién mantuvo amistad dentro del Certamen, y luego a lo largo del tiempo?
Dentro del Certamen, compartí habitación con Miss Trujillo: Reina Morón, en el Club de Sub-Oficiales. Recuerda Tony, que para ese momento las candidatas que venían del interior, tenían que sufragar sus propios gastos en Caracas. Yo tuve la suerte de tener apoyo de mucha gente en Mérida, pero a veces no alcanzaba para todas las necesidades que se nos presentaba. Y de ahí el compartir. Muchos años después, en el 2004, por razones políticas hubo un particular reencuentro con Cristal Montañez y se desarrolló una bella amistad, que se mantiene hasta el día de hoy, en la defensa de la Democracia Venezolana. Igual, otro bello reencuentro con Isbelia Belloso: Miss Zulia, a quien he llegado estimar de corazón.  Gracias a tu trabajo he establecido contacto con Celina Pabón: Miss Táchira y espero poderla ver personalmente algún día, así como a Jacqueline Van Der Brander: Miss Distrito Federal, con ambas comparto amistad a través del Facebook.
              
¿Que ha pasado en la vida de Silvia Schanely, en estos años que ha estado retirada de las pasarelas,  la TV,  y la publicidad?
Si bien tuve la oportunidad, después del concurso de hacer publicidad para una marca de champú para el cabello y de una crema para la cara, preferí retírame por completo. Cumplí con mi responsabilidad por un año en mis actividades local como Reina de las Nieves y retomé mis estudios. Creo que Gilberto Correa, tuvo razón cuando alguna vez en uno delos tantos ensayos en la pasarela, me dijo que mi espíritu no estaba en ese ambiente, sino para ser una gran Señora… Tuve la oportunidad de recibir una beca para estudiar en Francia, donde conocía quien hoy es mi esposo, (Un Venezolano, un Guarito, un Gran Hombre), con quien tuve dos hijos-quienes, también son Profesionales y me llenan de mucho orgullo.

En Francia, obtuve la Licenciatura en Estudios Internacionales, pero al regresar tuve que hacer la Licenciatura de nuevo en la Escuela de Estudios Internacionales, de la UCV. Mi sueño era para entonces concursar en el Servicio Diplomático, sin embargo por la Ley del Servicio Exterior para el momento no se permitía a personas casadas y sin Licenciatura Venezolana concursar. De ahí que trabajé durante casi diez años, en el antiguo Congreso Bicameral, en la Comisión de Política Exterior de Diputados. Después tuve la oportunidad de realizar Estudios de Especialización de Diplomacia Multilateral en Suiza, mientras mi esposo desempeñaba funciones en la Misión de Venezuela, en Ginebra. De regreso al País en 1998, retomé el Doctorado que había iniciado en 1992, obteniendo el Titulo en Ciencias Políticas, en el 2005. Hoy soy Profesora en la Escuela de Estudios Internacionales en la Cátedra de las Relaciones Diplomáticas y Consulares.
           
¿Qué mensaje le podría dar Silvia Schanely; la rubia  Miss Mérida 1977; al pueblo Venezolano, y a los visitantes de la pág. Bellezacol.?
Es una gran experiencia. Creo que mi mayor aprendizaje fue la de madurar muy rápidamente, el aterrizar a la realidad. Si bien sigo siendo en muchas cosas idealistas el Certamen me permitió ver realidades que no tenía antes, rodeada de la familia y de los amigos, el aprender a defenderme sola. Por lo que he leído de los concursos posteriores considero como positivo la preparación que hacen las candidatas con mucho tiempo de antelación, que les permite abrirse a las  expectativas que ofrece el Certamen de conocimiento, modelaje, actuación etc. Caso que no fue el mío. No estaba preparada para ello.

En todo caso, nunca me arrepentiré. El haber representado a mi estado natal, Mérida, en el Certamen Miss Venezuela 1977, a pesar de las críticas por ser hija de padres extranjeros, que emigraron a éste país, me llena aún de orgullo. Extraño mucho a Mérida. No solamente su geografía su espíritu que conlleva muchas cosas: el compartir una cultura, un lenguaje, unas costumbres etc. Y sobre todo en momentos tan difíciles que estamos viviendo en el país., recomiendo no perder jamás “El alma Venezolano”, tal como nos definíamos: abiertos, salidos, generosos, bromistas, solidarios.

Gracias Tony, por traer memorias y por ayudar al reencuentro de tiempos hermosos. Esta reflexión me lleva a pensar que en la vida hay ciclos que se alejan y luego se vuelven a encontrar.

Tony Hidalgo en su visita a la bella Miss Mérida 1977

Por: Tony Hidalgo
Sigueme en Instagram @Tonihidalgoa

 

  |Ir a pagina Principal