BIENVENIDOS A WWW.BELLEZACOL.ORG EL LUGAR DE LOS RECUERDOS

 

Así comenzo su historia camino al Miss Venezuela 1994, totalmente natural con 16 años de edad

Bellezacol se engalana presentándoles, a sus seguidores una simpática entrevista realizada a Denyse Floreano, una esplendida muchacha quien en 1994 decide formar parte del magno evento de la belleza Venezolana, el Miss Venezuela 1994. Desde su aparición como Miss Costa Oriental del Lago, fue llamada "La Miss Venezuela ", por su innegable elegancia su seguridad al caminar y al hablar, se gano ese apelativo. Sin quererlo ni buscarlo paso a formar parte de la historia de la belleza venezolana. Gracias a su tiempo y su dedicación para Ebinson Ramos Sthormes decide recordar aquellos años donde fue y seguirá siendo una Miss Venezuela.

Denyse Floreano: Una zuliana que logró la corona de Miss Venezuela 1994 y este año celebra 20 años de reinado

Fue la portadora de la banda de Miss Costa Oriental del Lago, por ser de Ciudad Ojeda, Municipio Lagunillas del estado Zulia

Exactamente 20 años han pasado de aquel viernes 2 de septiembre en el Teatro Teresa Carreño "Sala Ríos Reyna" donde fue por segundo año consecutivo el Miss Venezuela 1994, corona que estaba en manos de Minorka Mercado quien venía de ser la 2da finalista del Miss Universo 1994 en Filipinas.

La cobertura periodística nacional e internacional del evento fue impresionante, en el Zulia el diario “Panorama” dio un gran apoyo a sus candidatas zulianas tales como Denyse Floreano, Miss Costa Oriental; Patricia Negrón Miss Pnsla. Goajira  y Yoseany Finol Miss Zulia. Pero en esa oportunidad ocurrió una gran particularidad, puesto que desde que comenzó el certamen, cuatro fueron las muchachas que se erigieron como las máximas favoritas, de hecho, cualquiera de ellas podía ganar y aparecieron hasta más no poder en los diarios. Ellas fueron las representantes de Apure, Ana María Amorer Guerrero; Gladys Katerina Ivanoff Peña (Distrito Federal), Denyse del Carmen Floreano Camargo (Costa Oriental) e Irene Esther Ferreira Izquierdo (Miranda), fueron las cuatro grandes favoritas de la prensa y los conocedores de la materia.

Denyse comento "Para mí fue un orgullo ver a mi estado Zulia desbordar de emoción"

Para mayor casualidad, aquel viernes 2 de septiembre de 1994, fueron ellas mismas las que ocuparon los primeros cuatro puestos del certamen. Evidentemente, hubo siempre una preciosa muchacha que se destacaba del resto del lote. Tenía apenas 17 años y contaba con una exótica belleza, gran estatura, porte y elegancia. Ella fue Denyse Floreano, un mujerón citojense de nacimiento y quien fuera proclamada esa noche la gran ganadora.

La acompañaron en el cuadro de honor, las bellas Irene Esther Ferreira Izquierdo (Miranda), Miss World Venezuela y Ana María Amorer Guerrero (Apure), Miss Venezuela Internacional. Completaron el cuadro de finalistas, Gladys Katerina Ivanoff Peña (Distrito Federal), 1ª finalista; Yoseany Miglenis Finol Léidenz (Zulia), 2ª finalista; María Auxiliadora González Guzmán (Nueva Esparta), 3ª finalista y Solange Carolina Pastor (Trujillo), 4ª finalista.

Los títulos especiales fueron entregados a Kariana Ochoa (Amazonas), Miss Fotogénica; Ana María Amorer, Miss Elegancia; Annie López (Cojedes), La sonrisa más linda; Gladys Ivanoff, Los ojos más lindos y Astrid Núñez Hall (Monagas), Miss Simpatía.
Denyse del Carmen Floreano Camargo nació en la clínica ‘Bustamante’ de Ciudad Ojeda, Zulia, el 26 de agosto de 1977, de donde salió en brazos de su madre, Carmen Camargo de Floreano y su padre Segundo Floreano, ella era bachiller en ciencias y estaba por comenzar la Universidad, su estatura era 1.84, sus medidas 90-60-90, tenía cabello castaño y unos hermosos ojazos verdes, pesaba 58 kilos, su mamá es falconiana y su papa era italiano, tiene un hermano menor Fermino Floreano que para ese entonces tenía 14 años. Su padre murió en el 1986, no obstante su madre siguió luchando y se empeñó en preparar a sus hijos, formando parte de una honesta familia citojente, que radicaba en la quinta 127 ubicada en la calle ‘Venezuela’ de Ciudad Ojeda en municipio Lagunillas. Denyse nació para triunfar decía su amiga y eterna acompañante Lulú Colina, quien comenta conocerla desde que la señora Carmen la tenía en el vientre “Desde que la vi en su cuna sabía que sería una triunfadora”, Denyse al llegar al kindergarten del colegio ‘Juan Bosco’ fue la reina e igual en grados superiores. Antes de que fuese miss una amiga de su madre llamada Lulú Colina vaticinó que algún día ella sería Miss Venezuela y después su madrina también le dijo lo mismo en su acto de confirmación.

Denyse, "Gracias a mi mama Carmen Camargo, soy la mujer de hoy en día” 

Cuando Denyse tenía 14 años quiso entrar al mundo del modelaje y asistió a una escuela de modelaje llamada “PROCOL” cuyo dueño era el sociólogo Jesús González quien cuando la vio la capturó y no la inscribió en ningún concurso, porque era un tesoro escondido que tenía que debutar por la puerta grande, cuando ya Jesús notó que estaba lista para el Miss Venezuela, se la presentó a Osmel Sousa en febrero de ese año en el Hotel del Lago, quien al verla dijo “Niña tu participarás en el Miss Venezuela, eres Miss Costa Oriental del Lago”. Con tan solo 16 años, en el trascurrir del concurso cumplió 17 años.

Desde que se conoció la noticia de quien era Miss Venezuela 1994 decenas de carros salieron en caravanas, celebrando el triunfo de esta zuliana. Sus vecinos y conocidos no esperaron hasta el otro día, sino esa misma noche que todos se acercaron al frente de su casa a festejar y la calle ‘Venezuela’ se llenó de cientos de personas que querían celebrar tan importante hecho en la ciudad, sus familiares todos estaban en Caracas acompañando a Denyse. Las dos Miss Venezuela que tenía ese entonces la COL Neyla Moronta en 1974 y Denyse Floreano 1994, son de ojos verdes y de familia paterna italiana.

Una Miss Venezuela tan bella como su mama

Para poder viajar al Miss Universo 1995 su mamá junto con la Quinta Miss Venezuela tuvieron que hacer una serie de trámites para que asistiera al concurso universal, porque era menor de edad. Floreano nos representó en el Miss Universo 1995, realizado en Windhoek (Namibia). El cambio de estación provocó que comiera más de lo debido y engordara unos kilitos de mas, no pudo lucir un hermoso traje rosado que le realizó Ángel Sánchez, aún así ocupó la posición de 4ª finalista. Ha sido quizás una de las muchachas más impactantes que han concursado en el certamen universal, fue favorita para ganar la cuarta corona para Venezuela, Irene Sáez estuvo de jurado y comentó que Denyse fue favorecida por el jurado calificador, pero la corona universal fue a manos de Chelsi Smith (EEUU).

Esta es parte de su familia, sus hijos, sobrinos, su mama y su hermano menor Fermino.

Ya con su mayoría de edad, alejada del mundo de la belleza y con boda organizada, el miércoles 27 se septiembre entregó su corona y esa suerte a Miss Yaracuy Alicia Machado quien se coronó Miss Venezuela 1995 y el 7 de octubre del mismo año se casó en la Iglesia ‘Santa Lucía’ de Ciudad Ojeda, con el caraqueño Gerardo Olivo de 25 años, economista e hijos de los dueños de la fábrica de pastas “Capri”, se fueron de luna de miel para EEUU, específicamente a la ciudad de Orlando, vivió unos años en Caracas, luego se fue a Barquisimeto, en 1998 se fue del país a formar una mejor vida, junto a su esposo, actualmente vive en Georgia (EEUU), tiene 3 hijos, dos varones Alfredo y Andrés, una niña Ivana, trabajó como maestra en un colegio y actualmente trabaja en un consultorio odontológico en el área administrativa.

Nombre: Denyse del Carmen
Apellido: Floreano Camargo
Edad actual: 37 años
Lugar De Nacimiento: Ciudad Ojeda, Estado Zulia. Venezuela.
Fecha de nacimiento: 08/26/1977
Estatura: 1.84            
Medidas: 90/62/90.              
Profesión: Administradora, ama de casa, madre y esposa. 
Participación en otros concursos (antes del Miss Venezuela): Ningún otro. El Miss Venezuela fue el primero.

¿Cómo llegaste a tu cita con Osmel Sousa para participar en el Miss Venezuela?
Lo conocí en Maracaibo por medio de Jesús González, quien me propuso por primera vez, la idea de participar en el magno evento.

¿Algunas anécdotas del concurso?
• Cuando llegue por primera vez a la quinta Miss Venezuela, experimenté una sensación muy extraña. Pues siempre fui la más alta de mi clase, del colegio, entre mis amigas, conocidos y familiares. ¡Allí era una más del montón! La mayoría de las chicas eran igual de altas y además, todas muy bellas y con una silueta espectacular. Fue muy intimidante. 
• A nuestro grupo le tocó tomar clases de baile para soltarnos un poco, estábamos muy rígidas y una de las coreografías de ese año era Samba, en conmemoración a los brasileños por haber ganado la copa del mundial '94. 
• Un par de veces un grupo de chicas y yo, nos escapamos a comer lo prohibido, ¡postres!  
• Recuerdo que una vez durante los ensayos una de las participantes me cerró la puerta en la cara y Julio César salió a mi defensa. ¡Tan bello!
• Las clases de oratoria eran de lo más tediosas. Y déjame decirte que yo no era la única que se fastidiaba, creo que hoy día son más interactivas, por lo tanto ¡más efectivas!  

El Zulia de desbordo a recibirla, Alcalde Melvin Méndez la condecoro, Hija Ilustre de Lagunillas

¿Luego al pasar una semana del concurso a que te dedicaste?  
Me fui a Ciudad Ojeda, donde me recibieron con mucho regocijo. Tuve el honor de ser nombrada hija ilustre del Municipio Lagunillas, además me entregaron las llaves de la ciudad. También la alcaldía de Cabimas me otorgó una placa de reconocimiento al igual que otras empresas privadas y partidos políticos. ¡Fue muy emotivo ver a todo un pueblo unido en la celebración del triunfo de su nueva reina! 

¿Tuvo cirugías Denyse Floreano?
Sí. Un toquecito en la nariz y también me aumenté el busto. El segundo fue un sueño hecho realidad! Eso aumentó mucho mi autoestima.  

¿Una Miss Venezuela vive miles de momentos, cual recuerdas con más emoción?
Pues sin duda alguna el momento en que Gilberto Correa dice: "y la nueva Miss Venezuela '94 es... " y dice mi nombre.

¿Cuáles fueron tus compañeras del concurso?
Miss Monagas, Astrid Núñez; Miss Lara, Fabiola Colmenares; Miss Mérida, Rossiel Bello; Miss Barinas, Mildred Sarli; Miss Delta Amacuro, Carolina Chapellín; Miss Trujillo, Solange Pastor; Miss Dtto. Federal, Katherina Ivanoff; Miss Falcón, Coralie Larson. 

La espectacular citojense la noche que se corono Miss Venezuela 1994

¿Siempre se supo que ganabas tu, que sentía Denyse y como eran los comentarios de sus compañeras?
Había muchas concursantes hermosas y bien preparadas. Nunca me sentí ganadora. Realmente hubo días en que sí sentía que podía triunfar, pero también hubo días en que tenía mis dudas. Pues la competencia no era nada fácil. Lo cierto es que cada día tenías que tener una actitud positiva y dar lo mejor de ti misma. ¿Comentarios? Sólo en la recta final. Miss Monagas y Miss Mérida siempre fueron muy lindas conmigo. Cuando tenía mis días tristes, sus palabras y críticas constructivas me ayudaban a sentirme mejor. 

¿Volverías a participar otra vez?
Si pudiera retroceder el tiempo, sí. ¡Me encantaría!. Es una experiencia única y enriquecedora. Aprendes a conocerte y a redescubrirte a ti misma. Aprendes de las personas que te rodean y de las experiencias que vives. ¡No te imaginas!

¿En esa época, cuanto te costó ser Miss?
Muchos sacrificios. Entre ellos la separación de tu familia y amistades, el tener qué adaptarte a una nueva ciudad, a una rutina totalmente diferente. El privarme de mis comidas favoritas, etc. Además, pocas horas de descanso, mucho estrés entre las clases que tomábamos más los eventos a los que debíamos asistir. Sin embargo, gracias a Dios, siempre conté con gente buena que me ayudó y me apoyaron durante el camino. 

¿Tu estilista y maquillador quien fue?
Julio César Arráiz. Pero en muchas oportunidades, también conté con la ayuda y experiencia de Luis Castillo y Miguel Russa.

¿Cómo fue esa cita con Ángel Sánchez para llegar a mutuo acuerdo de tu hermoso traje de gala?
Recuerdo que me hizo algunas preguntas sobre mi personalidad, y en todo momento estudiaba mi figura y los tonos de mi piel y mis ojos. Luego como todo un artista, comenzó a trazar líneas sobre un papel para perfeccionar su obra de arte, mi vestido. ¡Lo admiro muchísimo, es un hombre con mucho talento!

Tercera Miss Venezuela zuliana

¿Cómo era el señor Osmel Sousa con Denyse Floreano?
Como un padre con su hija. Me aconsejaba, me criticaba, me corregía, me ayudaba. ¡Muy estricto, pero humano al fin! Siempre lo recuerdo con mucha estima.

¿Quién pensabas tu que se coronaba Miss Venezuela 1994?
Trataba de no pensar en eso para no perder el enfoque o desviar mis energías. Sin embargo, Miss Miranda, Irene Ferreira era una fuerte contrincante. 

¿En el transcurso del concurso, donde vivías en Caracas?
Mientras tuve la banda de Miss Costa Oriental, en la Bonita. Luego, al ganar el título, me mudé a Santa Fe.

¿Lo mejor que te pasó antes y después del Miss Venezuela?
Antes: La ilusión de participar en el concurso más importante del país y la esperanza de llegar a las grandes pasarelas de la moda.
Después: El haber conocido al hombre con el que pasaría el resto de mi vida. El haber formado una familia.

¿Porque no vimos a Denyse Floreano en la televisión, en las pasarelas?
Creo que para incursionar en la TV tienes que nacer con esa vocación y talento. Por eso nunca lo intenté. ¿En las pasarelas? Claro qué sí. En el 98, unos meses después de haber dado a luz a mi segundo hijo, Mariela Centeno me puso en contacto con una agencia de modelaje en Milán, donde tuve el honor de trabajar con renombrados diseñadores como Armani, Krizia, St. John, Narcizo Rodríguez, etc. Sin embargo, mi familia pasó a ser lo más importante en mi vida y por consiguiente, merecían de todo mi tiempo. 

Vestida por Ángel Sánchez y maquillada por Julio Cesar Arraiz, brillo Denyse Floreano

¿Esos recuerdos de miss donde quedaron? 
En mi corazón y en mi memoria. Y por supuesto, en cajas. Una para el vestido y la banda, otra para las tantas revistas y recortes de prensa.

¿Al comenzar el concurso que sentiste, que pasó por tu mente?
Mucha emoción combinada con una retahíla de nervios. 

¿Qué fue lo más bonito del Miss Venezuela?
¡La apertura! Fue hermoso y muy conmovedor. Todas vestidas de liqui liqui y Simón Díaz cantando caballo viejo.

¿Cuéntanos tras bastidores de la elección?
Muy emocionante. Ese año el grupo de concursantes era súper. Nos tomábamos fotos y nos reíamos de los peinados y la cantidad de maquillaje que llevábamos puesto. Luego, tan pronto comenzó el concurso no supe más nada de nadie. Jejeje, sólo corríamos de un lado a otro. ¡Qué nervios!

¿Cuéntanos de la gala de la belleza, porque sales con ese moño, y no con tu cabellera armada como muñeca?
No me recuerdes de eso, ¡me sentí horrible! Antes de salir al escenario me encerré en el baño a llorar. No podía creer lo que veían mis ojos. Sin embargo como toda niña buena y obediente, así me quedé.

El bello amanecer de una reina para recibir a la prensa

¿Justamente al terminar el concurso que hiciste?
¡Ay Dios! Me hubiese gustado ir a la cama y dormir hasta el día siguiente, pero me tuve que conformar con quitarme los zapatos mientras me conducían al hotel donde se celebraría el coctel para las ganadoras. Recuerdo que Luis Castillo estaba junto a mí y no paraba de exclamar: "sonríe, sonríe!" y yo le contestaba: "¡estoy cansada!"
Al terminar, subí a mi habitación donde apenas pude descansar unas pocas horas. Pues como es de costumbre, a la mañana siguiente me toco pararme bien temprano para arreglarme y recibir a los periodistas para el famoso desayuno con la prensa.

¿Cómo le asignaron las bandas a las zulianas y especialmente la tuya?
Osmel me dijo que podía escoger ya que las tres bandas estaban disponibles, y por supuesto sin pensarlo dos veces, la banda de la COL pasó a mis manos.

¿Si hubieses lucido el vestido de la  diseñadora Mayela Camacho, te hubiese gustado el traje de Irene Ferreira (Miss Miranda) el famoso repollo morado?
Quizás no hubiese sido el mismo. ¿No crees? Igualmente creó que lo hubiese lucido igual que ella, con mucha elegancia y porte. 

Fue la gran favorita para ganar la corona de Miss Universo 1995

¿Cómo le fue a Denyse en el Miss Universo 1995?
¡Muy bien! ¡Lo disfruté al máximo! Fue una experiencia única, enriquecedora e inolvidable, llena de las diferentes culturas de todo el mundo.

¿Cuéntanos el por qué lucir el mismo traje del Miss Venezuela en el Miss Universo?
El traje que debí de haber usado para el Miss Universo me quedaba muy ajustado y no me sentía cómoda. Así que la noche antes, decidí que usaría el mismo traje que usé en el Miss Venezuela, con el cual fui coronada. 

¿Fuiste gran favorita para ser Miss Universo, y se comenta en la historia que le pasaste tu suerte a Alicia Machado Miss Universo 1996?
Bueno, en realidad no creo que haya sido cuestión de suerte. Sinceramente Alicia Machado es una chica muy despierta y con mucho carisma. Ganó la corona del Miss Universo porque se la merecía. 

¿Cuáles fueron las palabras de Osmel Sousa hacia ti por no ser Miss Universo?
Honestamente no lo recuerdo. 

Osmel Sousa aun recuerda su belleza

¿Sabías que Osmel Sousa en su entrevista siempre te cataloga como la Miss Venezuela más bella que ha pasado por la organización?
¡Qué gran honor para mí! Me siento verdaderamente halagada, especialmente viniendo de una persona tan profesional y detallista como Osmel Sousa. Lo admiro, respeto y recuerdo siempre con gran afecto.

¿Has vuelto a ver algunas de tus compañeras del concurso?
Desde qué me mudé a los Estados Unidos, no.

¿Cómo está conformada la familia de Denyse Floreano? Cuéntanos de ella?
En realidad mi esposo es caraqueño, de apellido Olivo. Al casarnos, nos fuimos a vivir a Barquisimeto, ciudad en la que nacieron mis dos primeros hijos. Un par de meses después de habernos mudado a los Estados Unidos, quedé embarazada por tercera vez, pero de una niña. También tengo dos perritos, Hunter y Chiqui, quienes llenan mis días de ternura y alegría, pues ya no tengo niños chiquitos a quién consentir. ¡Ellos son mis bebitos! A Dios gracias, tengo una familia hermosa y sana. Me siento sumamente orgullosa de mis hijos y mi esposo es el hombre con el que siempre soñé para formar una familia.

¿Desde cuándo Denyse no visita Ciudad Ojeda?
¡Ay Dios! Creo que la última vez que visité la tierra del sol amado fue en 1998. Justo antes de partir a Milán.

¿Qué le recomiendas a todas esas mujeres que desean ir al Miss Venezuela?
Que piensen bien si eso es lo que quieren. Que el concurso no es sólo una oportunidad sino toda una gran responsabilidad. Que como cualquier otra profesión ó carrera requiere de tiempo, dedicación y mucha disciplina. Y que por supuesto, nunca dejen de ser ellas mismas y siempre tengan presente sus valores familiares y morales.

¿Actualmente a que te dedicas?
Ya que mis hijos han crecido e incluso me ayudan muchísimo con las cosas del hogar, desde el 2013 comencé a incursionar en la industria de la salud. Actualmente estoy enfocada en el sector odontológico, en el área administrativa.

 

  |Ir a pagina Principal