BIENVENIDOS A WWW.BELLEZACOL.ORG

 

Miss Venezuela 1976

Viernes 21 de mayo: Teatro París

Miss Venezuela 1976 Elluz Peraza con su cuadro de honor que solo duro pocas hora

Fotografias de las Aspirantes

Bajo los reflectores del hoy Teatro La Campiña, 15 hermosas muchachas se dierón cita aquel 21 de mayo de 1976 para dar lo mejor de sí y ser coronadas como la mujer más bella del país. A escondidas Osmel Sousa preparaba a la muchacha que arrasó ese año ¿su nombre? Elluz Peraza (Guárico) quien con escasos 18 años se ganó el título como Miss Venezuela 1976 y el honor de ser la gran Miss Venezuela, sueño de muchas y realidad de pocas.

El cuadro de finalistas quedó conformado por; Judith Castillo (Nueva Esparta) A Miss Mundo, María Genoveva Rivero (Lara) A Miss Internacional, Betzabeth Ayala (Miranda) A Miss Young Internacional y Ana Flor Raucci (Bolívar) A Miss Teeneger Internacional.

Elluz Peraza fue galardonada como Miss Fotogenia, Judith Castillo como Miss Amistad y Zoritza Ljubichzaslevic (Mérida) fue designada como Miss Simpatía.

 

Miss Venezuela Elluz Peraza

Elluz Coromoto Pezara González, caraqueña, tenía 18 años de edad y era estudiante de Publicidad y Mercadeo, media 1.73 cm de estatura, dos días más tarde repetiría la historia vivida en 1969. Su novio Neomar Bruzual le propone matrimonio y Miss Venezuela 1976 renuncia. Fue así como el lunes 24 de mayo Peraza se despedía con lágrimas en los ojos y le entregaba la corona a la emocionada Judith Castillo, quien se convertía en la nueva soberana nacional. De esta manera, Zoritza Ljubichzaslevic (Mérida), subía como 4ª finalista. Todo fue un escándalo para esa época, la organización le pidió a Judith que renunciara a favor de María Genoveva quien era su candidata, pero Judith no le correspondió su propuesta.

Elluz renuncia al título debido a la tremenda presión que le tenía su papa, ya que ella no podía salir de su casa ni tener una vida de una chica normal, porque su papa decía que ya ella no era una chica común y corriente, era Miss Venezuela.  Debido a varios rechazos de no salir, ni poder hacer visita con su novio, ella se sintió presionada y se fue de su casa a comer helado con su novio al regresar llego casada y lo demás fue historia. Se caso con Neomar Bruzual con quien concibió a su primera hija Eylyn Bruzual Peraza. Después de divorciarse se volvió a casar con el actor y cantante venezolano Germán Freytes con quien tuvo su segunda hija, Hi-Leen Freytes Peraza y de quien enviudó. En el año 2001 se casaría con Jorge Martínez de quien se divorció al año siguiente. Sigue siendo popular muy recordada como la Miss Venezuela que renuncio por amor, conserva su belleza y en la actualidad todavía hecha el cuentecito de su renuncia como reina de belleza. Trabaja como directora, productora, escritora y actriz de un proyecto de tipo religioso cristiano llamado Yes He Is.

 

Miss Venezuela Judith Castillo

Fue reina desde chiquita, pero su infancia fue de muchas necesidades y de sueños por una casa propia, de donde nadie la sacara porque el contrato de alquiler se había vencido, los mejores siete años de vida los vivió en el Liceo Gran Colombia, A los 12 años ayudaba a su mamá en la floristería San Onofre, llevaba la contabilidad porque era la que sabía de números. Originalmente, entro al concurso para potenciar su carrera de modelo, para ella el Miss Venezuela era casi un negocio familiar, le dio más nombre en el ámbito del modelaje, más pantalla, concreto su sueño de ser portada de las revistas, las puertas de la televisión se le abrieron.

El sueño de Judith era ser Miss Mundo, la segunda Susana Duijm de Venezuela, pero tuvó que sufrir mucho para lograrlo. Para ella fue una especulación haberle hecho sombra a Elluz Peraza, era su competidora más fuerte, y eso lo sabían los periodistas que no ignoraban cómo se batía el cobre puertas adentro del concurso. Más de una vez la encontraron llorando, pero de impotencia; ella sabía que no iba a ser Miss Venezuela, pero las humillaciones hacia ella por parte de los organizadores del certamen eran continuas, y que se dijeran que las favoritas eran Elluz Peraza, Betsabé Ayala y ella, los mortificaba sobremanera, entonces más desaires le hacían. Un día Osmel Sousa, que no formaba parte de la organización, pero era el que llevaba a la candidata ganadora a todas partes, le sugirió que pintara su cabellos de rubio. Para no gritarle “loco”, puso la excusa de que era alérgica a los tintes. Como ella era contraria a la sumisión de Sousa y a la manipulación, no la pudo querer.

Los Acosta Rubio la llamaron para “invitarle a un almuerzo en su casa”, ella sintió que algo raro sucedía y se lo manifestó a mamá. “Elluz renunció, de lo contrario, para qué iban a llamarte”, le dijo. Fue al almuerzo y le informaron acerca de lo sucedido con Elluz, los organizadores le dijeron estas palabras “pero queremos que tú también renuncies a favor de María Genoveva Rivero”. Evidentemente, no querían que ella fuera Miss Venezuela, les pregunto el porqué de aquella petición y la respuesta fue, palabras textuales: “Tú eres una sirvientita de barrio que no puedes representar a Venezuela porque la vas a hacer quedar muy mal, eso tienes que comprenderlo, además no tienes cultura” (recordar esa parte de la historia de su vida, aún le agua la mirada). Para los periodistas, Judith Castillo siempre fue “la miss del pueblo”.

La bella Judith siempre le estará agradecida a Carlos Andrés Pérez, presidente de la República en ese entonces. El cuento es así: la organización Miss Universo además del pasaje de la candidata, envía una guía de las actividades que van a realizar las misses (para que sepan cómo vestir en la mañana, en la tarde y en la noche), explican cuales son las normas de comportamiento y dan otros detalles igual de importantes. Los Acosta Rubio, además de no darle el pasaje y la guía, tampoco la llevaron a conocer al jefe de estado, que era lo que se estilaba. Por su cuenta, se fue con su mamá y su abuela a Miraflores. Cuando CAP, en compañía de doña Blanca, le preguntó si iba sola a Hong Kong, Judith le dijo que no sabía si iba al concurso internacional y le explico el porqué. Luego de oírla, él encargó la compra de los pasajes “porque ninguna niña venezolana viaja sin sus representantes”, y la envió con su mamá y su abuela, quienes fueron hospedadas en otro hotel para que no interfirieran en mis actividades del concurso.

Judith Josefina Castillo Uribe medía 1,72 cm de estatura y sus medidas 84-63-68, tenía solo 17 años de edad, estudiaba quinto año de bachillerato en el Liceo Gran Colombia, asistió al Miss Universo 1976 en el "Chinese Theatre" en Victoria (Hong Kong), clasificando como 1ª finalista y dandole un tapa boca a muchos que le trucaron el camino. La frescura y la manera tan hermosa como ella pronunciaba su discurso en cantonés cautivó al jurado, recibió un gran recibimiento en Maiquetía, a su regreso al país los organizadores del Miss Venezuela pronosticarón una duración de tres años, “luego desaparecerá del medio”, dijeron. Se equivocaron porque demostró talento y capacidad, además de crecimiento y proyección. Han pasado muchos años y sigue siendo Judith Castillo. Ellos nunca le perdonaron que rescindiera aquel contrato de tres largos años con el concurso y con Venevisión, dejándolo en un año. Qué les dijeron, qué no se aventuraron a afirmar. Habla de los Acosta Rubio, quienes nunca le perdonaron lo que hice; pronosticaron que sin su apoyo, ella nunca llegaría a ninguna parte.

Le encantó trabajar en televisión y le gustó la animación (le sigue gustando) porque le permitió ser ella misma, improvisar. Qué ocurrió, pues sus hijas María Alexandra y María Fernanda estaban creciendo y como los programas que conducía eran todos en vivo y casi siempre de noche, en ocasiones grababa los fines de semana, era imposible dedicarles tiempo de calidad.

Es Abogada, se especializo en propiedad intelectual (registro de marcas, patentes y derechos de autor), es decir, casi todos los días va a Plaza Caracas, cerca queda la única oficina a nivel nacional en ese tipo de registros. Trabajo con las Empresas 1BC hasta 1997, año en que se independizo, aunque le trabajo al grupo 3 años más (hasta el 2000), llevándole toda la cartera de clientes (marcas). Se fue porque toqué techo, llegué al tope de la compañía y quería, necesitaba crecer más. Sin cobrar un medio partido por la mitad, trabajo en la jefatura de El Valle durante tres años, pero se retiro cuando comenzó a ver cosas raras.

 

A Miss Mundo María Genoveva Rivero

María Genoveva Rivero Giménez, una Miss con suerte y de poca belleza, era de buena posición social caraqueña. Viajó al Miss Mundo 1976 en Londres (Inglaterra), se perdió por aquellos lares por no saber hablar inglés, la final fue el 18 de noviembre en el Royal Albert Hall de Londres, Reino Unido. Venezuela entró en el cuadro de las 15 semifinalistas, gano Cindy Breakspeare (Jamaica).

 

A Miss Internacional Betzabeth Ayala

Betzabeth Ayala fue al Miss Internacional 1976, que se llevó a cabo el 2 de julio 1976 en el Imperial Garden Theater en Tokio, Japón. Betzabeth logró un puesto en el selecto grupo de 15 semifinalistas, ganó Sophie Perin (Francia).

Zoritza Llubich (su apellido fue recortado en pleno certamen, dado la dificultad de pronunciarlo) fue a dos concursos, primero al Miss Young International 1976 y clasificó entre las 15 semifinalistas. Luego resultó 2ª finalista en el Miss Turismo del Caribe y Centroamérica 1976 en Santo Domingo (Dominicana).

 

  |Ir a pagina Principal