BIENVENIDOS A WWW.BELLEZACOL.ORG EL LUGAR DE LOS RECUERDOS

 

Gisela Paz la favorita de Osmel en 1985

Gisela Paz Besada, fue la representante del Municipio Libertador, era la candidata que tenia emocionado a Osmel Sousa para ser la próxima Miss Venezuela, pero ella estaba allí obligada y no quería ser miss, fue así que el desvió su mirada a otras misses.

Gisela de 18 años de edad, nacida en Caracas, el 26 de marzo de 1967, bajo el signo Piscis, media 1.80 mts de estatura, estudiaba Ciencias Biológicas, era la Reina de la Academia Militar de Venezuela 1985, ella vivía Lomas de la Trinidad.

Para participar solo le operaron la nariz, sus mejores amigas del concurso fueron; Giselle Reyes (Departamento Vargas) y Ingrid Serrano  (Apure). En algún momento la prensa y Osmel la favoreció, sugiriendo que podría ser Miss Venezuela, pero no era su sueño ni meta. “De la gala de la belleza recuerdo mi hermoso vestido azul, yo tenía muchos nervios, y que lleve al cuello un hermosísimo diamante que mi vecina me prestó, como amuleto de buena suerte.  Yo jamás me sentí sobrada  (RISAS),  No en lo absoluto, bueno tal vez me sentí muchas veces sobrada de kilos si eso si es fácil sentir cuando estás en el Miss Venezuela (risas). Yo hice varios trabajos de modelaje, me fue muy bien, realmente trabaje mucho”.

¿Cómo llegaste al Miss Venezuela 1985?
Por una situación totalmente casual participe en el reinado de la Academia Militar de Venezuela, donde Astrid Carolina Herrera era la reina,  al haberse coronado como Miss Mundo 1984 la atención de la prensa se dio ese año hacia la nueva reina que resulto ser esta servidora, yo contaba con 17 años,  aunque como casi todas las niñas alguna vez soñe con ser "modelo" o 'Miss' lo cierto es que para ese entonces nada estaba más lejos de mi mente, que participar en el Miss Venezuela, pero Osmel convenció a mi familia, y yo por supuesto acepte encantadísima.

-Una anécdota simpática, que recuerdo, es que ese año se rifo un auto con las finalistas, nos dierón una llave a cada una,  la llave que abriera la puerta del auto se lo llevaría, las ultimas llaves fueron la de Miss Portuguesa, Marina Belon y yo, Marina se lo llevo, era un carro súper pequeño y Marina siendo una chica tan alta (risas) y yo le dije Marina ni siquiera vas a caber, hoy en día vivimos a unos pocos kilómetros la una de la otra en California (EE.UU).

-Otra anécdota, eran las pestañas postizas (risas) las Odiaba y Miguel Ángel (QEPD) se enojaba, porque apenas se volteaba y yo me las arrancaba.

-Oh! y ese fue el último año donde el concurso se realizo en el Hotel Macuto Sheraton.

¿De aquellos momentos cual recuerda con más emoción?
Definitivamente el día del concurso fue algo inolvidable, pero recuerdo que la primera vez que entre en la Quinta Miss Venezuela fue algo totalmente zúrrela para mi, conocer a Osmel, para una chica tan joven,  realmente bastante tímida, fue algo intimidante, pero al mismo tiempo fue emocionante.

¿Volverías a participar otra vez?
Si, retrocediera el tiempo, sin lugar a dudas lo haría otra vez, fue una experiencia maravillosa, pero más allá de eso es una experiencia de vida, definitivamente cambio la mía, porque lo que aprendes en tan corta edad como yo en aquel entonces te marca para siempre, y en mi caso me marco favorablemente.

¿Cuánto te costo ser una miss?
No lo sé a ciencia cierta, pero supongo que mucho (risas) ahora que yo tengo 3 hijos, dos de ellos niñas, me puedo imaginar lo que gastaron mis padres, gracias papa y mama.

¿Tu estilista quien fue?
Miguel Ángel Villavicencio (QEPD), fue mi maquillador, y Ricardo Chang mi estilista.

¿Tu diseñador de traje de gala?
Piera Ferrari, yo aun lo conservo, ese me lo compraron mis padres, en esa época nosotras pagábamos el traje de gala, era en celeste con mucho canutillos y lentejuelas.

¿Para ti quien era Miss Venezuela 1985?
Fui la ultima en entrar, y ya para ese entonces Silvia era la favorita, realmente merecía ser Miss Venezuela 1985, ella era una niña espectacular y se mereció su triunfo.

¿Asististe al coctel que se le hizo a las ganadoras de esa edición y como fue?
No, no fui que tonta como me lo perdí, jajaja. Me fui a mi casa a limpiarme la cara (risas) ironicamente, nunca me gusto estar maquillada aun cuando he tenido que hacerlo para mi trabajo. Pero simplemente odio ver mi rostro maquillado hasta el día de hoy conservo esa fobia.

¿Recibiste propuesta para trabajar en TV?
Si recibí muchas propuestas, pero no quise pertenecer al medio.

¿Esos recuerdos de miss donde quedaron, corona banda vestido fotos?
Mi madre me trajo una maleta cuando vino a visitarme, sorpresivamente todos esos recuerdos estaban dentro, la corona me la pide mi hija mayor de vez en cuando!. Mi esposo ni siquiera supo que yo participe en el Miss Venezuela, si no hasta que mis padres se lo contaron y mis suegros se sorprendieron, porque ellos ni se enteraron sino mucho tiempo después. 

¿Estabas feliz con el trabajo realizado o merecías una mejor clasificación?
Honestamente, todavía no entiendo ni como llegue a la posición que llegue, no tenía ningún tipo de experiencia, era sumamente joven,  fue muy precipitada mi entrada en el concurso, de hecho el Departamento Libertador  que orgullosamente represente fue añadido por primera vez ese año para poder incluirme en el concurso.

¿De las barras de las misses me podrías contar alguna anécdota sobre tu barra?
En realidad nunca pensé que tuviese una barra, ni mucho menos, pero recuerdo en el primer desfile, cuando escuche los aplausos me sorprendió. Me di cuenta que mi Papa y mi Mama no podían hacer tanto ruido por lo tanto asumí que tenía una barra. Hoy por hoy sigo dando las gracias a todos ellos.

¿Actualmente a que te decidas?
Trabaje en Univisión en el Noticiero de Los Ángeles (California) pero me retire por razones familiares, y ahora me dedico a la fotografía,  diseño digital tengo un pequeño estudio, y he encontrado que esta es una pasión enorme para mí. Actualmente tengo tres hijos, un varón y dos niñas, y mi esposo. La responsabilidad más amada y divertida que he tenido en mi vida.  La vida en EE.UU es un poco distinta a la vida en Venezuela, no tengo familia cercana, y mucho menos la ayuda de personal pago, que me ayude en las tareas cotidianas. Sin embargo, me hace muy feliz poder ser 100% la persona que dirige y mantiene el equilibrio de mi hogar, sin dejar de lado mis propias necesidades personales. Aunque signifique levantarme a las 5:00 am, y acostarme a las 12: 00 am, desde coser un botón, hacer una comida gourmet , pasando por mi hora de ejercicio, limpieza de mi casa, estudio, mantener contacto con mis amigos, y terminar los trabajos de mis clientes. Hacer una torta para la clase entera de mis hijas, compartir con mis hijos, bailar con mis niñas, escuchar los despechos amorosos de mi hijo mayor, leer un cuento, soñar despiertas. Todo tiene que caber en mi agenda del día, yo soy 100% "Hands On" en la vida de mi familia.