BIENVENIDOS A WWW.BELLEZACOL.ORG EL LUGAR DE LOS RECUERDOS

 

Karen Frydland gano el Miss Perla del Pacifico Internacional 1987

Comenzo su camino de la belleza coronandose como Miss Bikini 1986

Nacida en Maracay, estado, Aragua, el 11 de octubre de 1962, para esa época media 1.76 de estatura y con sus 90-60-90. Antes del Miss Venezuela participo en el Miss Bikini 1986, para ella fue la mejor de sus experiencias. “Recuerdo a mi hermana Sandra como una de las modelos más cotizadas del año, Marisol Mata me vio, me pregunto si yo deseaba entrar al Miss Bikini, a mi no me gustaba para nada los concursos, pero como no estaba haciendo nada acepte participar.

Había dos favoritas en ese entonces, en la presentación oficial a la prensa realizada en Puerto Azul, cuando las cámaras estaban frente a mi todos comentaban que parecía una (Miss Europea). Osmel  Sousa me vio en una de tantas reuniones que nos hicieron, el estaba fascinado conmigo, pero yo ni pendiente. De hecho le dijo a Marisol Mata que no debía ganar el concurso porque me quería en el Miss Venezuela.

Llego el día del concurso, al final me veo entre las 5 finalistas, yo muy sorprendida reía, una de las favoritas quedo de tercer, al final quedamos dos, la otra favorita y yo. Jamás olvidare que solo pensaba en los premios que le correspondía a la primera finalista, la otra compañera me abraza y yo le dije ahhhh que bueno ganaste, y ella me respondió, (no escuchaste) ganaste Tu!!!... pero yo no lo creía,  lo que hice fue reír. Yo no había invitado a mi familia, ni a mis amigos. Solo mi novio que lo escuchaba diciéndome, en que lio me metiste. Yo seguía riendo porque jamás esperaba ni quedar entre las finalistas y menos ganar. La prensa me preguntaba que porque no llore, entre por diversión les dije.  

Tanto la presentación oficial como el concurso fue televisado por Radio Caracas, de hecho me entrevisto luego Napoleón Bravo en un programa que el tenía. Cuando vi el concurso por VHS, en realidad brillaba entre todas, yo era la más alta, no encontré jamás algún otro video, me hubiera gustado tenerlos. Como ganadora me regalaron 250 mil bolívares, en la época era dinero, más un año para vestirme con Tropicana, un año de peluquería,  productos de la marca Wella y electrodomésticos como; nevera, cocina, lavadora, secadora, licuadora y microondas, todos de los últimos modelos del mercado, fuerón muy buenos regalos. Luego nos representó en Puerto Rico en el Miss Bikini Internacional 1986, concurso el cual para ella fue un desastre y todo estaba comprado, ella junto a otras cuatro chicas se disfrutarón su estadía en esa isla.

Osmel deseaba que entrara al concurso, yo en realidad no quería, al cabo de unos meses mi madre me llevo a la Quinta Miss Venezuela, porque María Kallay se presento a pedirle que entrara al concurso, me hicieron llenar la planilla, me dio el estado Yaracuy, porque a pesar de haber nacido y crecido en el estado Aragua, ya había una chica firmada con un acuerdo de un concurso en la ciudad de Maracay, la cual representaría ese estado. Me hubiera encantado portar la banda de Aragua, porque me patrocinaría el gobernador de entonces Casanova Godoy, pero bueno, con orgullo represente el hermoso estado Yaracuy.

Mi preparación fue muy buena, recuerdo Albany Lozada corrigiéndome, yo jorobada, sentada con las piernas abiertas, ella me decía derecha Karen, cruza bonita las piernas, aprendí a ser muy femenina, corregí todos mis defectos.  Después fui profesora de Etiqueta y Protocolo en la agencia de Rita’s por mucho tiempo.  

Recuerdo también que teníamos un bolso blanco con las letras azules oscuras que decían en grande Miss Venezuela, nos identificaban con eso. Yo tenía una camioneta Range que me prestaba mi novio, pero la mayoría de las veces me iba en metro o bus para la quinta, así pues tapaba con una chaqueta las letras. Todos los días eran las clases en la quinta, en la esquina antes de llegar había un muchacho que vendía flores, yo me sentaba allí, me quitaba las goma, me ponía mis tacones altos, me soltaba mi gran melena, me pintaba mis labios, me ponía la chaqueta y zúas, lista como una miss para entrar divina a la quinta Miss Venezuela, de verdad lo disfrute en grande.

Con quien más compartí  fue con;  Albany Lozada, Bonny Rey, Viviana Gibelli, María Elena Useche y Anabelly Espina. Ya  pues cada quien hizo su vida y no es hasta ahora que mantenemos a veces comunicación bonita a través del Facebook.

De las tres chicas que quedaron de reinas, Inés María, Albany y Vicky García, para mí la más completa a pesar de su estatura era Albany, una chica muy madura, correcta, una dama, muy elegante y sobretodo muy segura. De Vicky García en realidad lo único que le destacaba era su cuerpo de escultura.  De Inés María recuerdo que ella era muy niña, con 17 años, pues hacia cosas de chiquilla inmadura.  

La noche del concurso Inés María antes de salir con su traje de gala me dijo, todas sabemos que voy a ganar, pero sé que soy bella solo del cuello para arriba, todas nos reímos. De hecho al día siguiente tuvimos un desayuno en un club, todas las chicas estupendas y la Miss Venezuela llego con el cabello mojado, acabado de bañarse, traía su corona puesta, su rostro era precioso, era una muñequita. Éramos un grupo de muchas rubias bellas y altas. El batacazo de la noche que la gente no esperaba fue Viviana Gibelli, esa noche ella relució su cabellera negra lacia.

Una semana antes Osmel me llamo para que me operaran los senos, yo no acepte, porque a los dos días comenzábamos los ensayos fuertes y yo no iba a rendir. En eso te puedo decir que me arrepiento, porque hubiese quedado espectacular.

Mi traje lo diseño Margarita Zingg, era negro, en realidad cuando me lo puse ni a Osmel ni a mí no nos gusto, pero no había más tiempo para rectificarlo,  Osmel deseaba un color dorado para mí, para rematar ese día me sentí terrible que detrás de camerinos estuve en una camilla donde me inyectaron dos veces porque tenía fiebre. Solo sonreía en mis salidas. Al día siguiente en la noche  me broto una  bella rubeola. Yo si me veía entre las finalistas, Osmel siempre me vio, pero no irradie esa noche final como lo hice en la Presentación a la Prensa, por mi malestar.

Aun así Osmel me envió a dos concursos internacionales, primero fui al Miss Perla del Pacifico Internacional 1987, en Guayaquil, (Ecuador), evento que se realizó desde el 17 hasta el 29 de julio, use el traje negro de Marielena Useche, como típico el que lucio y gano Nancy Gallardo en el Miss Internacional 1986, la llevaron a conocer la Isla Galápago, donde estuvieron cuatro días allá, gano la banda de Miss Amistad y Mejor maquillaje Maybelline, Venezuela se corono como la primera reina de ese concurso. Recuerdo que la brasilera quedó de primera, era mi roommate, se llama Karen también. Me dejaron un mes con ellos en la suite del Gran Hotel Guayaquil, me regalaron ese mes muchas cosas tradicionales de cada región que visitábamos, me llevaron a Quito en verdad fue un mes extraordinario. No me traje fotos de este concurso con la corona y la banda, he buscado por internet y nada, lo que si sale es el vídeo.

Luego participe en el Miss Model Internacional 1987 clasifique como 1ª finalista, el concurso fue en San Marteen. De hecho yo tome la organización por tres años, le comenté a Osmel para dárselo, eso fue en el 1998 que se lo di, no se si él lo siguió. Lo hacían en las islas caribeñas y Ecuador.

Al señor Osmel yo le tome muchísimo cariño, fue muy especial conmigo, una que otra vez charlamos de cosas de la vida, lo sentía como un padre, me regalo muchas cosas, me apoyo siempre. Decía años después que me conservaba igual con mi cuerpo, mis piernas y mi rostro, fue muy especial, lo recuerdo con mucho cariño.

Pase muchos años en este mundo del modelaje, hice comerciales, fui la tops de los desfiles, exclusiva de Margarita Zinng y un francés, viaje a muchos países, hasta mis 32 años que nació mi hija. Luego tuve un programa por TV, abrí mi escuela de modelos en Mérida por años, con muchísimo éxito.  Hoy día vivo en España, trabajo para una compañía americana muy famosa en cosméticos. Sigo siendo la misma persona sencilla y divertida.  Jamás olvidare esos años de juventud y vivencias tan bellas. Aun conservo los trajes de “En una noche tan linda como esta”, con mis 55 años aun vivo cada momento de mi vida de una manera muy especial”.