BIENVENIDOS A WWW.BELLEZACOL.ORG EL LUGAR DE LOS RECUERDOS

 

Así recuerda Nathalye Sainz a Maye Branth Miss Venezuela 1980

Maye y yo nos conocimos en el colegio (Santo Ángel, ahora El Ángel). Fuimos compañeras inseparables desde el principio, estudiábamos (o no), nos reíamos, dormíamos en la casa de cada una, ella vivía en Las Mercedes en esa época. Escribíamos diarios, salíamos a bailar, a la playa, siempre nos reímos de todo y de nosotras mismas. La vida era bella y solo teníamos las preocupaciones de los estudios y de lo que nos íbamos a poner para salir al Le Club, a La Lechuga, al New York NY, al City Hall. Jamás nos perdíamos ni una fiesta, ni una buena rumba con buenos amigos.

Viajábamos a Los Roques y nuestro preferido Morrocoy. Nos invitaban a los Llanos, Mérida, etc. Venezuela era nuestro patio de diversión- Un día nos ofrecieron entrar en el Miss Venezuela y decidimos que íbamos juntas o no íbamos. Y así lo hicimos. Pero en el mismo grupo se unierón igualmente Graciela La Rosa (Amazonas), Lisbeth Fernández (Guárico) y Dalia Novellino (Barinas). Llegamos todas juntas a inscribirnos. Nos recibieron con los brazos abiertos ya que algunas de nosotras ya éramos modelos conocidas de publicidad. Además éramos todas lindas, sobretodo sin operaciones y simpáticas.

En el Miss Venezuela, aunque se especulan muchas cosas, nos portábamos muy bien. Primero porque no éramos chicas malas, ni con vicios raros solo chicas sanas y segundo porque siempre teníamos una chaperona que nos cuidaba para que no nos saliéramos del camino de la rectitud y el decoro.

La Organización era muy exigente y trabajamos mucho: bailes, pasarelas y ejercicios con monitores. Pero aunque cansadas, Maye nunca perdió su buen humor. Era muy voluntariosa. Si quería algo lo conseguía y trabajaba mucho para esto.

El año en que fue Miss Venezuela, Maye y yo viajamos mucho. No porque a mí me invitaran, jajaja, sino porque Maye quería que fuésemos juntas a todos estos viajes. Y bien, yo iba. En los años que siguieron, Maye conoció a Jean Carlos Simancas y pienso personalmente que fue para su desgracia. Maye pasó de ser una persona feliz, sonriente, amiguera a ser una persona introvertida, triste, afligida y atormentada, personalmente tenía el comportamiento de una persona maltratada psicológicamente o físicamente. Su marido no permitía que saliera con sus amigas y hablaba conmigo a escondidas.

Lamentablemente yo me fui a vivir al exterior y solo supe que había fallecido y que se había suicidado con la misma pistola que le regaló la policía en uno de los viajes que hicimos juntas. Yo no me lo podía creer porque Maye no era la típica persona que tiene tendencia al suicidio. En fin, se especuló mucho sobre su muerte y sobre las razones del suicidio como la de haber encontrado a su marido maltratador y que no había salido del armario porque era un galán de novelas, con Yanis Chimaras en la cama. Lo que siempre he pensado y lo seguiré pensando es que no creo que se haya suicidado.