BIENVENIDOS A WWW.BELLEZACOL.ORG EL LUGAR DE LOS RECUERDOS

 

Ninibeth Leal fue la XXIII Reina Clásico del Caribe del Hipódromo Nacional de Santa Rita en 1988

Ninibeth Beatriz Leal Jiménez nació en Maracaibo el 26 de noviembre de 1971, tenía 20 años de edad, estudiante de Ingeniería Industrial en la Universidad del Zulia, media 1.82 de estatura y 91-62-92. Su papa es Wualfredo Leal, su mama Carmen Jiménez de Leal, a esta zuliana la llevo al concurso la señora Dinorah Moran de la Agencia Dinorah´s Estudios. Primero había sido la XXIII Reina Clásico del Caribe en 1988, del Hipódromo de Santa Rita, luego en 1990 participo como Chica Zulia en el desaparecido Chica 2001, donde fue finalista, se inscribió en el Miss Venezuela como Miss Pnsla. Goajira y Osmel la asigno después Miss Zulia, todo esto debido a tantas retiradas de esa edición, primeramente viajó el 26 de junio al Carnaval Vicentino en San Vicente, Islas Granadinas celebrado el 1 de julio donde no figuró, gano Trinidad & Tobago.

El concurso Miss Mundo 1991 fue atrasado hasta el 28 diciembre de ese año, el mismo día de los inocentes, en un discreto hotel de la ciudad de Atlanta, Georgia, (USA), con 78 candidatas. Ese año, los organizadores pensaron en montarlo en República Dominicana pero al parecer, nunca se llegó a un acuerdo y Atlanta ofreció mejores alternativas.  Las preliminares se realizaron en (Sudáfrica), un país que a partir del año siguiente se convertiría en la segunda sede del certamen. Con muy poca publicidad y una candidata de postín, nuestra Ninibeth Leal Miss Venezuela conquistó la cuarta corona para Venezuela. La joven zuliana lució un hermoso traje de Piera Ferrari, de aire principesco. La organización le regaló a Ninibeth un hermoso presente de fin de año, le notificaron que podía invitar a un familiar de ella a pasar la noche buena y ella eligió a su padre el señor Wualfredo Leal.

Por lo anterior, la edición número 41 de Miss Mundo, que se había proyectado realizar en República Dominicana, resultó llevándose a cabo en un modesto y pequeño escenario de Atlanta (la competencia en traje de baño tuvo lugar en Suráfrica). La venezolana Ninibeth Leal iniciaba, quizás sin imaginarlo, el año que le ‘salvaría la patria’ a los Morley. El 1 de febrero de 1992, Ninibeth Leal llega a Maracaibo Estado Zulia, al Aeropuerto Internacional de la Chinita, visito la Basílica de la Chinquinquira donde le dio una réplica de su corona, el pueblo salió a recibir a su Miss Mundo 1991.

Demostró su inquietud por la situación de las naciones en vías de desarrollo y tan sólo un mes y medio después de recibir la corona participó en el Foro Económico Mundial el 4 de febrero de 1992 en Davos, Suiza, con una ponencia acerca de la inversión en educación y capacitación para las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes de los países del tercer mundo. La noticia le dio la vuelta al mundo y fue reseñada por los medios más importantes del orbe, al conocer ese hecho, el Papa Juan Pablo II la invita al Vaticano y sostiene con Ninibeth una audiencia que duró lo de una visita presidencial, la felicita por su labor y la encomia a continuar, ella viaja al país de Wojtyla y es recibida con grandes honores y realiza decenas de eventos y galas benéficas en una estadía de dos semanas. Indiscutiblemente soplaban vientos de renovación y liderazgo. Siendo el foco de atención, se despertó el interés de distintas empresas y compañías por vincularse con la organización y beneficiarse de la imagen de la venezolana. 

Inmediatamente empresarios surafricanos ven la oportunidad de festejar la transición a la democracia de esa nación sucedida en 1992 con la realización del Miss Mundo y se conforma un grupo que adquiere los derechos de organización (ser la sede) y de transmisión del evento a los principales operadores de televisión del mundo (algo que no sucedía desde una década atrás pues la Organización Miss Mundo era la dueña de la señal). Invitan a Ninibeth a recorrer diversos territorios surafricanos y en cada aparición pública ella se pronuncia acerca de la necesidad de erradicar la pobreza y el analfabetismo e incluso animó a los líderes del continente a luchar contra la epidemia del VIH/SIDA.

Leal visitó además Turquía, España, El Salvador, Singapur, República Dominicana, Colombia (invitada por Edgar botero) y por supuesto su natal Venezuela. Con la sede asegurada y patrocinantes a manos llenas, los organizadores del certamen le permiten a Ninibeth realizar trabajos como modelo y es en uno de esos eventos en donde conoce al bello australiano TraversBeynon, quien se convertiría en su esposo (gracias a lo cual adquirió la nacionalidad australiana) y padre de sus hijos Luciano y Valentina. Llega el momento de entregarle la corona a la rusa Julia Alexandrovna en el marco de un impresionante escenario y una transmisión de millones de dólares. El mundo entero observó la gratitud de los señores Morley representada en la despedida más apoteósica que ha tenido cualquier reina de ese y cualquier concurso.

En Venezuela supimos poco del reinado de Ninibeth (El más productivo de la historia del concurso), Puesto que 1992 fue un año bastante traumático para Venezuela políticamente hablando dos golpes de estado. Ninibeth estaba en el Foro económico en Suiza y ese mismo día Chávez daba su primer golpe de estado. La otra intentona fue el 27 de noviembre de 1992. Ese año los titulares de prensa hablaban solo de golpes, intentonas de golpe, muertos y de Chávez.
Hizo corta carrera como modelo y un papel como actriz en el cine venezolano, luego se casó con un modelo y empresario australiano, desde ese entonces reside en Sydney (Australia). Tiene dos hijos, está divorciada, maneja su fábrica de cigarrera.



|Ir a pagina Principal